Home / Cambiar el mundo  / Y tú, ¿en dónde lees tus noticias?

Y tú, ¿en dónde lees tus noticias?

La libertad de las redes sociales para acceder información es sencillamente genial. Por fin, no es necesario esperar los noticieros de la noche o sintonizar la radio en búsqueda de saber más del mundo. Las

La libertad de las redes sociales para acceder información es sencillamente genial. Por fin, no es necesario esperar los noticieros de la noche o sintonizar la radio en búsqueda de saber más del mundo. Las redes sociales han logrado hacer lo que el periodista más experto nunca logró: ser objetivo en su información. Y no son las redes sociales objetivas por pasar filtros de estrictos sino curiosamente al no hacerlo. ¿Qué busca un periodista, llamemos honesto? Ser objetivo y contar la verdad. ¿Qué sucede en realidad? No existe este periodista libre de intereses. ¿Por qué? Porque la vida misma está llena de intereses y aquel llamado profesionalismo periodístico no es más que una idea embellecida de opinión y subjetividad.

Claro que aquí cualquier periodista saldrá en defensa de su profesión, y se creerá más objetivo por ser profesional. Pero la objetividad de los textos y notas no viene gracias a la profesión sino es un resultante de la ética de las personas, de su percepción y de su ingenio para justificar dicha objetividad. Un periodista no es más objetivo que otra persona no profesional del periodismo. Tendrá más tablas y formación para hacer parecer su texto menos subjetivo pero todo texto, siguiendo a Deleuze, tiene una carga muy profunda de subjetividad irrevocable. Pueden haber textos más o menos objetivos pero todos, absolutamente todos, tendrán atrás percepciones, intereses, agendas, éticas, morales y todo aquello que crea la subjetividad.

Las redes sociales lograr en cambio jugar con dicha subjetividad y, ¿cómo lo hacen? De la misma manera que lo hizo Wikipedia. Un texto o una noticia repetida miles de veces no se convertirá necesariamente en verdad pero sí se hará lo suficientemente sólida como opinión de miles de personas para convertirse en objetiva. ¿Y cuál es el filtro? El más poderoso de todos: la crítica de cada persona. Millones de personas pueden equivocarse pero para esos millones, habrán otros millones que estarán en lo correcto. Al final, las redes sociales democratizan la opinión de la realidad para convertirla en verdad, y con ello las noticias no vendrán solamente de un comentarista o de un periodista o de una sola fuente sino viene filtrada por millones de mentes. ¿Y tú sigues creyendo que las noticias solo vienen de periodistas de la tele?

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: