Viajero

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré cerrando poco a poco el año 2017. Es curioso cómo desde agosto, por lo menos en mi caso, el año empieza a terminarse aceleradamente. Es decir, uno deja de ver el calendario y de pronto cae en cuenta que estamos a

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré escuchando las previsiones económicas para el próximo año que el gobierno y uno que otro analista dan. Después de escuchar cifras desalentadoras respecto al crecimiento económico y el tipo de cambio, pienso que mucho del problema de la economía mexicana –aparte

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en el sur de la ciudad rumbo a la inauguración de una prestaduría. En un mundo donde prácticamente todo tiene un precio, en donde la principal motivación para realizar casi cualquier acción termina siendo la ganancia económica. Espacios como esta prestaduría

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré rememorando mis pasos en Milán, Italia. Milán es hoy una ciudad que muchos consideran como la capital de la moda debido a los desfiles que ahí se realizan año con año, a la Via Montenapoleone –un equivalente a la Quinta Avenida

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré rumbo a una de las centrales de autobuses del sur de la ciudad. El motivo, recoger y hospedar a una gran e hidrocálida amiga. Cabe mencionar que cada Feria de San Marcos –de las cuales he dado cuenta en esta columna-

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré preparando la respectiva ofrenda de día de muertos. Buscar alguna calaverita de dulce, un pan de muerto, flores y fotos de los seres queridos que duermen el descanso eterno es una actividad que muchos realizaremos en los próximos días. El cercano

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando cerca del monumento a la Raza en la zona norte de la ciudad de México. Siempre me ha llamado la atención la forma piramidal del monumento, que intenta rememorar las icónicas pirámides prehispánicas. Con respecto al águila que corona la

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré observando un documental de 2016 llamado, Las novias del Opio (disponible aquí). El documental es una excelente aproximación a un tema tan desgastado como lo es la lucha contra las drogas pero agrega un elemento nuevo: las consecuencias de destruir los

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré tratando de responder una simple, pero no por eso banal pregunta: Y ahora ¿qué sigue? El pasado sismo ha transformado no sólo la composición urbana de las poblaciones que fueron afectadas, sino también ha marcado un antes y un después en

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré enfundado en el atuendo estándar de todo brigadista: botas de casquillo, guantes de carnaza, casco –donado por la persona a quien me toca relevar- y un cubre-bocas. En particular el cubre-bocas cumple una función no prevista; ocultar el impacto de nuestros

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré alumbrando mis pasos en uno de los lugares más increíbles no sólo de México sino el mundo entero. Las imponentes grutas de Cacahuamilpa son formaciones de más de hace 80 millones de años -valga recordar que los dinosaurios se extinguieron hace

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré al sur del estado de Morelos, en la frontera con el estado de Guerrero, donde el calor nos sumerge en los propios jugos y un cielo nublado es un descanso para el alma y la piel. El municipio se llama Puente

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré bebiendo pulque en el montañoso pueblito de Huitzilac, Morelos. La neblina bajaba lo mismo que la temperatura y una tímida llovizna rozaba las frentes de los parroquianos. Enclavado en los límites de la Ciudad de México, el Estado de México y

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en Zacatepec de Hidalgo, en Morelos. Cuando uno viene por la pista puede ver a la lejanía un bodrio bicolor, cuyas franjas verdes y blancas dan la impresión de ser una especie de granero descuadrado o algo similar.  Conforme uno se

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré refugiándome de la lluvia que caía a cantaros en el centro del estado de Morelos. La lluvia, al igual que en otras ciudades causa mucho tráfico y hace que los peatones corran de cornisa en cornisa para no mojarse. Es cierto

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré departiendo la clásica comida de la festividad anual de un pueblito en la sierra norte de Puebla. Como cada año, las últimas semanas de Julio son la época en que muchos lugares en cuyo nombre se enuncia al apóstol Santiago celebran

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en uno de estos lugares de boyante turismo internacional, en cuyo aeropuerto tan pronto baja uno del avión pasa por una sección de mostradores grises donde personas en playera opacas no dejan en claro si son funcionarios gubernamentales o representantes de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recorriendo la dehesa salmantina. Es un vasto territorio donde los árboles de encino se esparcen en lontananza. El también llamado campo charro es albergue donde se crían muchos toros de lidia en amplios terrenos y se les ve reunidos en múltiples

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en extremo atareado haciendo el equipaje para mi siguiente viaje. Viajar es un placer pero todas las actividades que preceden dicho placer son pocas veces enunciadas. Ya sea por negocios, por un congreso, por gusto o por cualquier otro motivo que

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré rememorando mi paso por Polonia, específicamente por la histórica ciudad de Cracovia. La ciudad es una joya de la historia, al grado que durante la Segunda Guerra Mundial, mientras los alemanes no tuvieron reparo en destruir Varsovia –la capital-, los miembros

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares por Budapest, Hungría. La ciudad aún conserva un poco de ese toque de las ciudades que fueron parte del bloque comunista en la segunda mitad del siglo pasado. La zona central de Budapest es una especie de ciudad

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en un evento organizado por un político local para festejar el día del padre en el Cerro de la Estrella, lugar populoso del oriente de la Ciudad de México. El evento dio cabida a 1000 hombres y consistió en un desayuno,

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré me encontré sentado, tomando un poco de aire antes de seguir caminando y percatándome que hoy se cumple un año de haber iniciado esta serie de artículos que construyen la columna Viajero. Agradezco a Resiliente Magazine y a su equipo la

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en uno de estos lugares que se promocionan como lugares de entretenimiento infantil y buscan emular una especie de “Ciudad de los niños”. Curiosamente, el establecimiento al que me refiero tenía dicho nombre en sus inicios y posteriormente lo cambio a

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré rememorando mis pasos en el cerro de la Bufa, en Zacatecas. El cerro es un sitio emblemático puesto que cuenta con un observatorio meteorológico del siglo XIX, un mausoleo de zacatecanos prominentes (muchos de ellos músicos y políticos), un teleférico y

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando por el rumbo de Mixcoac en la Ciudad de México, por el lugar que en su momento ocupó el sanatorio mental más grande de México, me refiero a La Castañeda. En el México porfirista, tras la modernización llevada a cabo

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré rememorando mis pasos por lo que fue el Lago de Texcoco. En ese momento y tras el fracaso del proyecto foxista de la construcción del aeropuerto, mucho del territorio del llamado Lago de Texcoco era considerado reserva ecológica. El lago artificial

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en la Sierra Norte de Puebla. Fui parte de la celebración litúrgica que se llevaba a cabo en la iglesia principal de Zautla, Puebla. El motivo fue la entrega por parte de los padrinos de la Biblia a los niños que

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré navegando en las aguas de la presa Presidente Plutarco Elías Calles, en el municipio de San José de Gracia en Aguascalientes. En un entorno playero, entre arena, música tropical, cerveza, palapas y hasta caballos para andar entre la arena parece que me

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré de camino para asistir a la Feria Nacional de San Marcos (FNSM). Como cada año la feria se lleva a cabo en el céntrico estado de Aguascalientes y en sus 189 años de historia aglutina no sólo gente sino eventos artísticos,

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando los sábados de gloria de mi infancia. Con motivo de la Semana Santa, hace varios años ya los vecinos salíamos de nuestras casas y cubeta en mano nos mojábamos mutuamente. Yo era un niño pequeño y recuerdo que debíamos de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando entre los pasillos del surreal –y esotérico- Mercado de Sonora de la Ciudad de México. Es increíble la cantidad de curiosidades que se pueden observar mientras uno esquiva los bultos que presurosas señoras cargan con maestría, a los pequeños que

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré entrando a uno de mis edificios favoritos que marcan un referente obligado de la cultura nacional, refiero al hermoso Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. En la sala principal, donde se exhibe ese telón de vitrales –hechos por

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recorriendo los pasillos de la llamada Casa del Tiempo, un bello inmueble ubicado sobre Circuito Interior y relativamente cerca del metro Juanacatlán. En esta bella cada estilo californiana –jardín a la entrada, barda baja y construcción al centro- se realizan actividades

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando por San Cosme casi esquina con circuito interior. Específicamente en el cementerio de soldados estadounidenses. Originalmente el cementerio formaba parte de un terreno más grande destinado a inhumar ciudadanos británicos. De hecho, la Capilla británica está muy cerca del lugar.

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando por los alrededores del consejo tutelar para menores, ubicado al sur de la ciudad en la delegación Tlalpan, muy cerca del centro histórico de dicha delegación. El tutelar para menores, como su nombre lo dice tiene como principal objetivo tener

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares carnavalescos. Entre los últimos días de febrero y los primeros de marzo es cuando se celebran carnavales en muchos lugares del mundo. Pienso específicamente en el carnaval del Toro que a finales de febrero se lleva a cabo

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares en Ámsterdam, Holanda, a partir de una plática con una amiga que me describía su más reciente viaje a la ciudad que se formó a partir del “dique del río Ámstel”, o dicho en el idioma holandés: Ámsterdam.

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando hacia el pico del Águila, cima tremenda que corona el Ajusco al sur de la Ciudad de México. El pico del Águila esta a casi 4 mil metros sobre el nivel del mar, casi el doble de la altura a

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré guiando mis pasos hacia una tradicional pulquería de la zona oeste de la Ciudad de México. Es claro que desde principios de este siglo el pulque ha tenido una reivindicación después de tantas décadas de ser denostado y desdeñado. Es cierto

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares por tierras hidalguenses. Específicamente por la bella y airosa ciudad de Pachuca, Hidalgo. La ciudad tiene como lugar emblemático el llamado reloj monumental el cual tiene la característica de tener una maquinaria idéntica a la del Big Ben

Al pertenecer a Dinamarca, se ha implementado el idioma danés como segunda lengua, y en las ciudades grandes, los estudiantes también reciben clases de inglés. Esto no es algo que los turistas esperamos cuando imaginamos Groenlandia como destino turístico. Bien podría decirse que están mejor preparados para salir a las

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré sentado en un aula magna esperando mi turno para hacerle una pregunta al autor cuyo libro era presentado en esos momentos. El lugar: un centro de estudios superiores de muy alto nivel; el motivo: la presentación del libro ante un público

Detecté un sabor a pescado y tenía la consistencia de la carne de res pero yo sabía muy bien que aquello que comía era carne de foca. Es muy fácil juzgar, alarmarse, indignarse y estallar al leer algo así. No los juzgo y menos me me indigno por la indignación

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré rememorando mis pasos en la región de la montaña en el estado de Guerrero. Hace diez años todavía se podía transitar hacia esas zonas hoy tomadas por el narcotráfico. En ese entonces iniciaba el proyecto de las policías comunitarias, proyecto que

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré leyendo y sorprendiéndome de los recientes actos de crispación social –que algunos comunicadores legos llaman saqueos, marchas y clausuras de gasolineras. En la radio incluso algunos locutores pedían calma a la gente y que primara el diálogo por sobre la violencia

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré la Plaza Torres Quintero, muy cerca de la calle de República de Bolivia, en el centro histórico de la Ciudad de México. El lugar es una plaza muy poco conocida y tragada -literalmente- por el comercio ambulante de la zona cercana

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré caminando hacia mi oficina local de correo, no iba con la intención de enviar una carta exprés al polo norte, eso lo dejo para los niños que se portaron bien este año, al contrario iba a recoger un paquete. Una vez

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en un congreso de educación auspiciado por una de las famosas universidades privadas del país; referente obligado de la llamada cultura emprendedora con sentido humano. Los colegas Borregos –ellos mismos denominan así a su equipo de futbol americano- son famosos por

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en el Archivo General de la Nación (AGN), aquí en la Ciudad de México. El AGN es un hito en la historia y presente de nuestro país. En él se encuentra no sólo el pasado sino las claves para -en un

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en la sierra norte de Puebla, a orillas del rio Apulco, rodeado de magueyes, montes y frio. La población grande más cercana es San Miguel Tenextatiloyan, cerca de Valle de Libres, y de ahí hay que subir e internarse entre las montañas para

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en la Basílica de la Natividad, en Belén actual territorio palestino. La basílica alberga uno de los puntos más emblemáticos de la cristiandad en tanto que ahí existe –señalada con una estrella de plata- el lugar en donde nació Jesús. La

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares en la Habana, Cuba. Era el tiempo en que el viejo Fidel iba de salida, los vientos de cambio apenas eran leves brizas y el embargo comercial seguía asolando a la isla. Por principio de viajero terminé recorriendo

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré refugiándome en mis pensadores clásicos, Rousseau, Kant, Robert K. Merton incluso Foucault. Y es que la victoria democrática del sujeto que usó el desprecio hacia las minorías, enalteció la supremacía racial y basó su campaña en principios contrarios a la vida

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en un Tokíntimo, al sur de la ciudad, organizado y alojado por un colectivo de músicos -Moma, la Lengua. El escenario se sitúa en la sala de la hospitalaria casa y está enmarcado por una extensión a la que le incorporaron focos cada

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en el embarcadero de Cuemanco alistándome para presenciar el espectáculo de la leyenda de la llorona que año con año se realiza con motivo del próximo día de muertos. El embarcadero de Cuemanco se vuelve el punto de partida de innumerables

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis frecuentes viajes a Poza Rica, Veracruz. Lugar famosísimo por la época de bonanza petrolera que representa. La primera vez que fui a Poza Rica ilusamente pedí ir al centro de la ciudad esperando encontrar la clásica traza romana de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en una sala de la Cineteca Nacional. Motivado por la sinopsis, ilusionado por el tráiler disponible en internet, en amena compañía y aprovisionado por una bolsa de palomitas me dispuse a dejarme llevar a un viaje cuyo curso sería marcado por

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré hurgando en las pertenencias de Traven Torsvan, mejor conocido como el autor de libros como Das Totenschiff, Canasta de cuentos mexicanos,  Macario, -entre otros-  o simplemente como Bruno Traven. Viajero incansable, militante comprometido; su vida es una serie sucesiva de aproximaciones

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en Tepeji del Río de Ocampo, Hidalgo. Específicamente en un cortijo - finca rústica con vivienda y dependencias adecuadas según el diccionario- adaptado en salón para realizar un evento de cena-pasarela. Cabe mencionar que en la zona existen varios grupos de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando los muchos congresos de estudiantes a los que en mis tiempos mozos asistí. Recuerdo congresos de sociología en Aguascalientes, de economía en Puebla e incluso de género en Cuba. La experiencia de convivir con jóvenes en espacios académicos y de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré remembrando las salas del Museo Británico en Londres, Inglaterra. Sería injusto hablar de dicho museo sin poner su historia e importancia en perspectiva. Imaginemos que hace aproximadamente 250 años hubo un país en cuyos territorios, dominios y colonias vivía 1 de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis pasos por Tequila, Jalisco, específicamente por  la zona de agaves azules. Durante mi estancia en Tequila tuve la oportunidad de conocer de primera mano el complejo y encantador proceso que transforma la piña del agave en esa bebida que

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares en la frontera norte, específicamente en la ciudad de Tijuana. Recuerdo haber llegado a ese aeropuerto fronterizo y haber sido recibido por un enorme letrero de Tecate que servía de mampara para ocultar la reja que separa los dos

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en una fiesta local en Omitlán, Hidalgo. La llegada fue toda una experiencia en tanto coincidí con una cabalgata ante la cual y amén de la empinada terracería decidí integrarme. Fue muy pintoresco ver más de 40 caballos con sus respectivos

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando mis andares por Santiago Acutzilapan, Estado de México. Un dato muy particular del poblado es que ahí se venden muchísimos artículos de plástico, desde banquitos hasta utensilios de cocina; es la tierra del plástico. Varios oriundos me platicaban que la

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recorriendo una de las principales autopistas del país, una que desde hace más de 20 años se pregonó como una de las más avanzadas carreteras, la cual nunca ha estado habilitada al cien por ciento. En más de 20 años la

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré en Coyoacán. Al tiempo de paladear un buen choco tibio y transitar por el clásico empedrado de la Jardín Hidalgo, me deleito viendo la vida danzar en la forma de niños correteando, parejas riendo, jóvenes vendedores hostigando a quienes se sentaron

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré recordando las calles de la capital cervantina de este lado del Atlántico. Tuve la oportunidad de recorrer las calles de Guanajuato sin gente, es decir en tiempo en que el Festival Cervantino no se llevaba a cabo. Es curioso notar cómo

Subscríbete