Home / Fundacion Michou y Mau  / Una luz en la obscuridad de los desastres y accidentes | Fundación Michou y Mau

Una luz en la obscuridad de los desastres y accidentes | Fundación Michou y Mau

La normalidad poco a poco regresa a la ciudad. Muy lentamente, las personas comienzan a moverse para integrarse en la realidad del trabajo y de la vida diaria. Sin embargo, muchas personas han quedado sin

La normalidad poco a poco regresa a la ciudad. Muy lentamente, las personas comienzan a moverse para integrarse en la realidad del trabajo y de la vida diaria. Sin embargo, muchas personas han quedado sin hogar o están en espera de poder volver a entrar a sus casas para rescatar sus pertenencias a sabiendas que no podrán regresar en mucho tiempo. O por lo menos no lo podrán hacer hasta que puedan ser seguros sus hogares. Es martes y hace dos semanas sucedió uno de los eventos más catastróficos en la Ciudad de México desde hace muchos años. Hace pocos días el suelo de la ciudad se movió y derrumbó sueños, esperanzas, sonrisas y sobre todo obscureció el rostros de miles de mexicanos. La obscuridad se asentó en el país mientras poco a poco las nubes de polvo subieron por los aires y ensuciaron los rostros de voluntarios, brigadistas y rescatistas que corrían contra ellas para poder brindar una mano a las personas que quedaron atrapadas.

 

El terremoto de la Ciudad de México trajo consigo un dolor que en mucho tiempo no sanará. El dolor se extiende desde Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla y Morelos. Y llega hasta más lejos. Cruza fronteras y llega a oídos lejanos que al conocer las noticias, prontamente llamaron y escribieron para saber cómo podían ayudar. El país se hundió en días de zozobra en donde el espiritu no resistía a pensar en otra cosa más que el terremoto. Los ánimos se vinieron abajo y se sentían golpes profundos al caminar y ver cómo la ciudad se convertía en un transitar de ambulancias, patrullas, helicópteros y todo tipo de sirenas. La gente corría de un lado a otro y se movía desconcertada sin saber qué hacer para ayudar. Tampoco sabía cómo quitarse de en medio para no estorbar o simplemente no tenían a donde ir. El día que se movió la tierra, el corazón de cada mexicano se inundó de incertidumbre y desconsuelo de saber que podría haber gente bajo los esconbros, en la obscuridad y en la soledad.

 

El riesgo era constante. Se escucharon llantos por las calles. Mujeres y hombres se encontraron en  desconcierto mientras se miraban unos a otros entendiendo el sentir de aquella chica que lloraba desconsolada, del muchacho que abrazaba a su perro para calmarlo, del señor que seguía intentando llamar a sus hijos, de la abuela que  era ayudada por dos desconocidos para mantenerse en pie. No obstante, en medio de la ciudad, las personas se encontraron solas frente a la tragedia que los rodeaba. Fue un martes que sucedió todo. Fue ese día que llegó la obscuridad. Fue también un martes que la gente se unió y de ella, nació una luz que días después renace desde las sombras.

 

Escrito por Resiliente Magazine

 


Desde 1998, la Fundación Michou y Mau para niños quemados se dedica:

–  Al traslado de niños en riesgo de perder la vida por quemaduras al Hospital de Shriners Galveston o a las unidades especializadas en México.

– A la atención de niños con secuelas de quemaduras a través de diferentes apoyos como: revisiones médicas subsecuentes en clínicas de valoración que se dan en diferentes Estados, tratamiento psicológico para los pacientes y sus familias, ayuda para las prendas de presoterapia, traslados, alojamiento en albergues durante su estancia para las revisiones médicas, etc.

– A la creación de Unidades de Alta Especialidad en la Atención de Quemaduras en México

– La capacitación de profesionales de la salud: médicos, paramédicos, TUM, enfermeras, personal de rescate, etc.; para brindar atención especializada en quemaduras

– A prevenir a través de la Campaña Nacional de Prevención “No TQuemes” que cuenta con material audiovisual y didáctico para que aprendas con los más pequeños de la casa como no quemarse o qué hacer si tienen algún accidente que pueda provocar quemaduras 

Haz clic aquí si quieres conocer más de cómo prevenir quemaduras.

Conoce más de Fundación Michou y Mau en nuestra web www.fundacionmichouymau.org   y en nuestras redes sociales: 

-Facebook: Fundación Michou y Mau IA

-Twitter: @michouymau

 Tu donativo nos puede ayudar a salvar una vida de un niño quemado. Haz tu donación aquí o puedes realizarla directamente en el banco Citibanamex en la cuenta Núm. 4153654 sucursal 298 a nombre de Fundación Michou y Mau I.A.P., clabe interbancaria 002180029841536548

 

logo-fundacion-michou

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: