Home / Impacto  / ¿Qué es la Plutonomía y por qué nos afecta a todos?

¿Qué es la Plutonomía y por qué nos afecta a todos?

Plutonomía es un término que hace alusión a una sociedad en la que el 1% de los más ricos absorbe y acumula la mayor parte de la riqueza; el resto (el 99%) acumula la menor cantidad de la riqueza. Por lo tanto, la economía de dicha sociedad depende de los bolsillos de esos grandes magnates que controlan las grandes empresas en el país.

 

Este fenómeno surgió en Estados Unidos y conforme ha exportado su modelo económico a todo el mundo con la globalización, otras grandes potencias como Francia, Japón, Canadá, Reino Unido e incluso México han caído en las trampas de la plutonomía.

 

¿Por qué trampas?

 

Porque al hacer de las economías, sistemas dependientes de los multimillonarios, todos sus trabajadores estamos supeditados a su control. Además de que debemos recordar que esos grandes millonarios son personas con sentimientos, pero también con aspiraciones, deseos de amasar más fortuna, por lo que, si en sus cuentas les sale más barato despedir a 10,000 trabajadores, así lo harían sin dejar espacio a la ética.

 

En sociedades donde hay plutonomía, la probabilidad de daño al medio ambiente aumenta con cada segundo que pasa. Las grandes empresas en su proceso de crecimiento asumen actividades monopolizadoras y expansionistas, como consecuencia: adoptan mecanismos de producción en masa que afecta severamente al ambiente, tal es el caso de la industria alimenticia, en específico la vacuna y la porcina. No omitamos el maltrato animal y la poca sensibilidad hacia ellos, la falta de una muerte pacifica y la nula posibilidad de una vida sin dolencias, sin maltrato y sin enfermedades ni precariedades.

 

En conclusión, nos afecta a todos porque no hay una libre competencia; el pequeño productor no tiene las mismas oportunidades que el gran empresario; el 99% se encuentra vulnerable de las decisiones del 1% y el daño al medio ambiente nos trajo ni más ni menos que cambio climático.

 

Escrito por Francisco Javier Vega Oviedo
Estudiante de Ciencias Políticas

A %d blogueros les gusta esto: