Home / Resiliente  / ¡Me piden una teoría de cambio pero nadie me dice cómo hacerla! | Ideal social

¡Me piden una teoría de cambio pero nadie me dice cómo hacerla! | Ideal social

Las nuevas herramientas de innovación para organizaciones, empresas y emprendedores han generado muchísimos beneficios en hacer las cosas más fácil y con mejores resultados. No basta ir muy lejos para recordar lo que eran los

Las nuevas herramientas de innovación para organizaciones, empresas y emprendedores han generado muchísimos beneficios en hacer las cosas más fácil y con mejores resultados. No basta ir muy lejos para recordar lo que eran los antiguos Planes de Negocio de 50 páginas o más, en comparación con lo que hoy en día es un Canvas. También es reciente el giro hacia las redes sociales para la promoción de las empresas o más moderno es el inbound marketing como vehículo por parte de una organización para generar engagement y atracción hacia un público que cambia constantemente. El Marco lógico es otro tipo de herramientas de innovación para la planeación estratégica de una organización. Poco a poco se crean más, se mejoran otras y muchas más pierden su relevancia. La teoría de cambio es una de estas herramientas.

 

La teoría de cambio no es una herramienta nueva. Tiene más de 10 años de existir. Sin embargo, en años recientes ha tenido un aumento de visibilidad y utilización gracias a dos factores: la profesionalización del tercer sector (las ONGs) y el abundante surgimiento de emprendedores y empresas sociales en México y en el mundo. En el primer caso, en los nuevos procesos de rendición de cuentas que existen a partir de la implementación de prácticas socialmente responsables, se solicita a organizaciones de asistencia privada o asociaciones sociales tener una teoría de cambio que determine cuál es el impacto que los recursos que se inyecten en el programa o proyecto social, ocasionen. Es decir, pago 1 peso pero qué impacto produce ese peso. La teoría de cambio puede generar este flujo de proyecciones, simulaciones guías que sirven a una organización para definir hacia dónde van. ¿Por qué se solicita hasta ahora algo tan importante? Porque es en estos momentos que la filantropía y el asistencialismo entran en una etapa cambiante en la que se les solicita profesionalizarse para poder seguir recibiendo recursos para apoyar a sus beneficiarios. ¿Por qué? Por razones del mercado, es decir, hay otras organizaciones que miden su impacto y por lo tanto, es más fácil demostrar resultados, lo cual es uno de los grandes objetivos de las nuevas formas de trabajar del tercer sector.

 

En el caso de los emprendedores y empresas sociales, sucede lo mismo. ¿Cómo diferenciar un emprendedor de un emprendedor social? La respuesta sigue en duda pero una de las formas es través de una teoría de cambio. Con ella, más allá del incremento de ventas o supervivencia financiera de la empresa, lo que se busca es obtener un impacto sea social o ambiental que acompañe la actividad económica. Y así como en términos económicos, la empresa tiene sus proyecciones financieras, una empresa social tiene su teoría de cambio, donde también pueden jugar escenarios positivos, negativos, etc.

 

El problema de estas dos situaciones es que, hoy, con el boom de la teoría de cambio, sigue una gran duda de cómo realizar una. Existe software, existen guías, existen metodologías pero sigue sin estar claro cómo realizar una de forma correcta, es decir, una que un emprendedor social o una organización del tercer sector se sienta tan confiada de mostrar a sus financiadores o a sus donadores. Hacer una teoría de cambio no es muy difícil. Sin embargo, hacer una buena teoría de cambio sí lo es. Lo mismo sucede con un modelo de negocio Canvas. Si lo haces en más de una hora, lo estás haciendo mal. Sin embargo para que alguien te invierta una cantidad grande a tu proyecto, seguramente te pedirá mucho más que un canvas.

 

La regla más sencilla de hacer una teoría de cambio es: suma tu causa, escribe tus insumos, proyecta tus resultados, calcula tus beneficios y determina tu impacto. ¿Pero qué significa todo esto? Ese es precisamente el problema. Puedes ir al diccionario y ver cuál es la diferencia entre beneficios o impactos pero no te aclarará la duda cuando lo tratar de aterrizar a tu proyecto u organización.

 

Y peor es cuando se hacen teorías de cambio versión comienzo de milenio o versión mapa mental confuso. Escuché a una persona decir, “entre más conexiones existan, mejor”. Solo me quedó dar un grito cuando vi su teoría de cambio.

 

No te preocupes si quieres hacer una teoría de cambio sencilla. Las reglas que no debes olvidar son para cualquier teoría de cambio:

 

  1. Entiende el problema que atiendes
  2. Identifica con qué recursos cuentas
  3. Proyecta efectos a tus acciones
  4. Compara tus resultados
  5. Considera externalidades positivas y negativas
  6. Integra tu impacto

 

Y para hacer una teoría de cambio 2.0: 

 

1. Mapea tus stakeholders (quiénes son afectados o beneficiados)

2. Analiza la materialidad (qué es importante para ellos)

3. Entiende el problema que atiendes

4. Identifica con qué recursos cuentas

5. Proyecta efectos a tus acciones

6. Compara tus resultados

7. Considera externalidades positivas y negativas

8. Integra tu impacto

9. Administra tu riesgo (qué pasa si algo sale mal, y cómo afectará eso tu impacto)

 

Escrito por Resiliente Magazine

 

Ideal social es una organización que te ayuda y acompaña para realizar una teoría de cambio 2.0. para tu organización o tu empresa social. Puedes conocer más de lo que hace Ideal Social aquí

También puedes visitar www.idealsocial.org o sus redes sociales: Fb – Ideal Social Mexico

 

 

Ideal social, rediseñando el futuro del tercer sector y las empresas sociales 

 

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: