Home / Feminismo  / Los amigos de Bob Dylan, los haters, los críticos y la más dolorosa verdad

Los amigos de Bob Dylan, los haters, los críticos y la más dolorosa verdad

Hace unos días, Bob Dylan ganó el Premio Nobel de Literatura y el plan, sospechamos, de ser trending topic y aumentar el rating, funcionó. Se ha hablado más del Nobel de Literatura este año que

Hace unos días, Bob Dylan ganó el Premio Nobel de Literatura y el plan, sospechamos, de ser trending topic y aumentar el rating, funcionó. Se ha hablado más del Nobel de Literatura este año que en todos los años anteriores en donde quizá, el único que pudo haber competido en popularidad fue Vargas LLosa. Así que muchas felicidades al Nobel por volver a ser tan popular y muchas felicidades a Bob Dylan, quien además, ha aumentado en 512% el número de reproducciones de sus canciones, que se suman a sus 700 millones de reproducciones que cuenta Spotify. Según el PeriódicoABC, en México, Bob Dylan aparece en 13.9 millones de playlists en Spotify y tiene un promedio de 4 millones de oyentes mensuales. Así que el Nobel ha sumado una popularidad a Bob Dylan directamente traducida en impacto medible.

Y con la llegada del Nobel, llegaron los que ahora se denominan, los Amigos de Bob Dylan, sumándose a los reconocidos haters y al grupo que presume de sentido común crítico que trata de ver las cosas de diferentes ángulos. Los amigos de Dylan es al parecer el nuevo grupo urbano que defiende a toda costa el merecimiento de Dylan como Premio Nobel y usa argumentos en que incluye la injusticia de otros años en la selección del ganador (simulando una injusticia generalizada para contrarrestar los argumentos en que el premio se debía otorgar  a otros escritores antes que a Dylan) o argumentos en donde se incluye el impacto que tiene su música en la cultura. Otro argumento de los amigos de Bob Dylan se basa en que sus letras son literatura pura y por lo tanto, se debe considerar a Dylan más como un poeta musical que como un cantante lírico. Los haters, como siempre, florecen en momentos como estos y son las mismas personas  que criticaron las designaciones de los últimos años del Nobel, y que lo seguirán haciendo hasta el fin del mundo. Y en medio se tiene a una gran cantidad de gente que en no duda del impacto y mérito de Dylan pero que no está contenta con el resultado. Y de este grupo hay dos subgrupos: los que argumentan que zapatero a tus zapatos y no me pises la raya, y los que nos cuesta (aquí me sumo) entender y justificar por qué ahora ganó Dylan y no otros tantos que podrían haber igualmente ganado. Este segundo grupo más que un grupo crítico es un grupo sospechosista que intenta, muchas veces sin lograrlo, caer en los mismos problemas en que caen todos los demás grupos: argumentos con muchas falacias.

Sin embargo, cuando baja la marea de Dylan, en España, surge un tuit que debe avergonzarnos como sociedad. Desde España, Ángela Bernando, de Hipertextual, dice: “Los Premios Nobel de este año han reconocido a siete científicos, dos economistas, un político y un músico. Once galardones = cero mujeres”. Y este es el momento más delicado, mucho más que lo de Dylan, del Nobel de este año. Lo es por dos razones: 1, es cierto y muy triste que exista tan poca participación de mujeres en este galardón lo cual representa las grandes dificultades que tienen para ser referentes mundiales y lo casi imposible de sobresalir siendo reconocidas públicamente aun teniendo méritos suficientes como lo tienen sus colegas hombres de profesión; y 2. Ángela fue inmediatamente atacada por pseudocríticos argumentando que el que mujeres no hayan ganado este año depende enteramente de sus méritos y no hay necesidad de recaer en problemas de género o de discriminación, haciendo parecer como si la sociedad en que vivimos es enteramente justa, meritocrática, con igualdad de oportunidad para todos, perfectamente democrática y cualquier otra fantasia absurda con la que sueña cualquier idiota que busca justificar sus creencias sin ver la realidad. Que no haya dentro de 11 premios Nobel una mujer debía haber sido trending topic mucho más que lo de Dylan. Falta reconocernos y aceptar que somos una sociedad machista y hasta que no lo solucionemos, el impacto que tanto buscaba Dylan en sus canciones, no llegará.

Gráfico por CaliburlessSoul

(http://www.deviantart.com/art/Dylan-67173213)

 

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: