Home / Cambiar el mundo  / Lo que Nietzsche sabía de negocios – final

Lo que Nietzsche sabía de negocios – final

¿Te has preguntado alguna vez si todo lo que damos por sentado, aquello de lo que estamos seguros, será siempre igual? ¿Alguna vez te has preguntado si el conocimiento que tenemos es relativo a nuestra

¿Te has preguntado alguna vez si todo lo que damos por sentado, aquello de lo que estamos seguros, será siempre igual? ¿Alguna vez te has preguntado si el conocimiento que tenemos es relativo a nuestra época y debemos dudar de todo lo que sabemos? ¿Es tan confiable eso que conocemos o es posible que podamos estar equivocados? Si eres un emprendedor, seguramente te has hecho estas preguntas. Has seguramente pensado que todo lo que conocemos puede cambiar y es el trabajo de los emprendedores desafiar el sistema, el cambiar paradigmas y el ser disrrupivo para transformar el mundo entero.

 

Según Hume, todo aquello que asumimos que son leyes inamovibles de la vida, están sustentados en algo tan humano como lo es la costumbre, y no hay nada que cambie más como las costumbres humanas. Para Hume, la idea de que una causa seguirá un efecto específico siempre y en todos los casos, solo proviene de la costumbre que tenemos de que dicho evento suceda. Claro que existen leyes científicas que demuestran que a toda causa le sigue un efecto pero ni Einstein, ni Planck ni cualquier otro científico de renombre ha logrado romper estasencilla regla generada por David Hume hace casi 300 años. Y si no hay causalidad necesaria, entonces todo se convierte en un juego de probabilidad, de estadística, de posibilidad y toda más importante, para emprendedores, de sueños.

 

Por supuesto que es muy difícil, altamente improbable, que un emprendedor se haga millonario con su primera empresa, sin embargo, siguiendo la regla de Hume, es posible. Es altamente improbable que te puedas jubilar a los 22 años con tu empresa, sin embargo es también posible. Que estemos acostumbrados a que no existan cosas casi imposibles no significa que siempre sean así o peor aún, que así deba ser en todos los casos. No hay nada más constante que el cambio, diría Heráclito, y por eso, como recomendación, te diría: desafía lo que conoces porque siempre es posible cambiar el mundo y hacerlo mejor, por más improbable que parezca.

 

Si quieres leer la primera parte de este artículo, haz click aquí. Si quieres leer la segunda parte, haz click aquí. Si quieres leer la tercera parte, haz click aquí.

 

Escrito por Roberto Carvallo Escobar

Director General de Terraética, Co-fundador de Prometeo Sustentable

y escritor de La rebelión de los pelones

Sígueme  en Twitter o Facebook

Puedes también leerme en Entrepreneur

…declarado Feministasiempre luchando contra el Cambio Climático

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: