Home / Fundacion Michou y Mau  / Y si lo pudiéramos prevenir | Fundación Michou y Mau

Y si lo pudiéramos prevenir | Fundación Michou y Mau

Cada día lo pienso. Cada día, cuando despierto, solo pienso en lo que hubiera hecho para evitarlo. Abro mis ojos por la mañana y maldigo el día del accidente de mi hija. Ahora, solo me

Cada día lo pienso. Cada día, cuando despierto, solo pienso en lo que hubiera hecho para evitarlo. Abro mis ojos por la mañana y maldigo el día del accidente de mi hija. Ahora, solo me queda rezar para que se recupere. Me queda esperar a que los doctores la ayuden y le calmen el dolor que tiene en sus manitas, con las que trata de abrazarme cuando llego a casa pero no puede por el vendaje. Cada mañana pienso en ese día y el arrepentimiento no me deja.

 

Y creo que la razón es porque sabía lo que podía pasar. Siempre supe de los riesgos porque me lo decían todos. Me lo dijo mi mamá, me lo dijeron mis amigos. Me lo dijeron todos los que conozco. Es ese descuido el que más me duele. Debí ser más cuidadoso. Ahora es muy tarde. Me duele solo de pensar en todo por lo que tiene que pasar mi hija todavía. Lleva tres operaciones. El doctor nos dijo que serían por lo menos otras seis para que recupere algo de movilidad en sus manos. No puedo imaginar el dolor de mi hija. ¡Qué desesperación no poder usar sus manos para nada! Todo por no soltar a tiempo el petardo. No, todo porque yo lleve petardos a casa. Todo fue mi culpa. Y ahora ella paga mis errores. No es justo.

 

Lo hubiera previsto. A quién se le ocurre celebrar así. Si tan solo lo hubiera tomando en cuenta. Si hubiera pensando en lo que podría pasar. Ahora mi hija seguiría en su escuela. No extrañaría a sus amiguitos. Hoy cumple 2 meses de aquel día y todavía llora un poco cuando le cambiamos las vendas. Se hace la valiente pero veo en su mirada que el dolor es muy grande. Por qué no lo pensé mejor. Hoy, todo sería diferente.

 

Escrito por Resiliente Magazine

 


Desde 1998, la Fundación Michou y Mau para niños quemados se dedica:

–  Al traslado de niños en riesgo de perder la vida por quemaduras al Hospital de Shriners Galveston o a las unidades especializadas en México.

– A la atención de niños con secuelas de quemaduras a través de diferentes apoyos como: revisiones médicas subsecuentes en clínicas de valoración que se dan en diferentes Estados, tratamiento psicológico para los pacientes y sus familias, ayuda para las prendas de presoterapia, traslados, alojamiento en albergues durante su estancia para las revisiones médicas, etc.

– A la creación de Unidades de Alta Especialidad en la Atención de Quemaduras en México

– La capacitación de profesionales de la salud: médicos, paramédicos, TUM, enfermeras, personal de rescate, etc.; para brindar atención especializada en quemaduras

– A prevenir a través de la Campaña Nacional de Prevención “No TQuemes” que cuenta con material audiovisual y didáctico para que aprendas con los más pequeños de la casa como no quemarse o qué hacer si tienen algún accidente que pueda provocar quemaduras 

Haz clic aquí si quieres conocer más de cómo prevenir quemaduras.

Conoce más de Fundación Michou y Mau en nuestra web www.fundacionmichouymau.org   y en nuestras redes sociales: 

-Facebook: Fundación Michou y Mau IA

-Twitter: @michouymau

 Tu donativo nos puede ayudar a salvar una vida de un niño quemado. Haz tu donación aquí o puedes realizarla directamente en el banco Citibanamex en la cuenta Núm. 4153654 sucursal 298 a nombre de Fundación Michou y Mau I.A.P., clabe interbancaria 002180029841536548

 

logo-fundacion-michou

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: