Home / Inspiración  / La belleza de las cicatrices

La belleza de las cicatrices

Kintsugi es la técnica japonesa de reparar cerámica rota con una resina que tiene oro espolvoreado. Creo que a todos en algún momento nos han llegado a pasar cosas que de una forma u otra nos marcan, o nos rompen…Admitámoslo, claro que han pasado cosas que nos han quebrado, quizá a unos solamente nos despostilla poquito, sí así como le pasa a tu taza favorita después de usarla por tanto tiempo, a otros nos quiebra en varios cachitos que toca unir después. Pero, ¿cómo hacerlo?

 

La mejor manera es no forzándolo, todo toma tiempo y aunque es una frase que no me gusta, no por eso deja de ser cierta. Tómate tu tiempo para sentir esas piezas rotas, date un tiempo para pensar en por qué sucedió y la manera en que las unirás. A veces tardas un poco más de lo que llegaste a pensar, pero está bien. Que nadie te diga lo contrario. Otras veces, lo superas sin darte cuenta.

 

Cada una de las experiencias que vives te han forjando, sin ellas, ¿realmente serías quien eres hoy? Lo bonito de vivir es justamente el sentir con cada parte de ti las emociones que hacen que tu corazón se acelere o incluso esas que llegan como un balde de agua fría.

 

Hay varias formas de encontrar cómo unir esas piezas, desde salir con tus amigos, leer ese libro que lleva meses en tu clóset o en la mesa de la sala, encontrar un pasatiempo que te apasione, viajar o incluso solamente tener una conversación con esas personas especiales en tu vida. Diariamente hay muchas maravillas escondidas a plena vista que se te pueden escapar, para mí, es una de la manera de contribuir a que esas piezas se junten de nuevo. Ver la lluvia caer en una tarde soleada, caminar por la ciudad admirando lo alto que llegan los árboles a pesar de los años que tuvieron que pasar o el disfrutar de tu café favorito en esa taza en la que por alguna razón te sabe más rico.

 

Para las personas que me conocen, saben que una de mis pasiones es el café. No solamente por todo lo increíble que es su historia, la forma de cultivarse e incluso las más de 500 notas que puedes descubrir en él. Es también por lo reconfortante que resulta para mí el tomar una taza de café. Quizá para ti, es el té o incluso un smoothie de tu fruta favorita. La cosa está en dar con eso que hará que esas piezas se unan de nuevo.

 

Nunca llegues a pensar que después de esas experiencias estás dando pasos atrás hacia tus metas o convirtiéndote en una persona diferente. El hacerlo toda una experiencia, depende de ti.

 

Eso sí, recuerda que esas cicatrices, son oro.

 

Escrito por Laura Mendoza

 

Puedes seguirme en Facebook y en Instagram

NO COMMENTS

POST A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: