Home / Resiliente  / Frente a la negligencia contra la naturaleza y el tejido social | Terraética

Frente a la negligencia contra la naturaleza y el tejido social | Terraética

Hace algunos años fue la explosión en la plataforma de la empresa British Petroleom (BP) que se encontraba frente a las cosas de Louisiana en el Golfo de México, causando el derrame de un pozo petrolero de aproximadamente 780 millones de litros de petróleo. El derrame ocasionó la muerte de miles de animales y un desastre económico para México y Estados Unidos. La cuantía de los destrozos varía dependiendo de las fuentes pero en general va desde los 4 millones de barriles de crudo vertido al mar en adelante.

 

La multa que se obligó a pagar a la compañía fue de cerca de 1,500 millones de dólares por los daños ocasionados a los pescadores de la costa del Golfo en Estados Unidos. Poco después se llegó a un acuerdo por parte de BP de pagar 7 mil 800 millones de dólares a las más de 100,000 personas que la han demandado. El accidente es considerado incluso peor que el ocasionado por el carguero de Exxon Valdez frente a las costas de Alaska en el que se vertieron 11 millones de galones (unos 33 millones de litros de crudo).

 

Además de los daños ambientales inmediatos, se encontraron anomalías de mutaciones en ciertos animales de la zona como lo fueron camarones sin ojos o cangrejos sin pinzas, indicios de lo que puede considerarse daños a una escala mayor de la calculada. Casos similares a éste muestran la importancia de la idea de Responsabilidad negativa (rendición de cuentas) de la actividad comercial y de las laxas legislaciones que existen en ciertos países para el manejo de productos riesgosos.

 

El costo ambiental y económico por un lado (los afectados) y el costo económico y del prestigioperdido por el otro lado (empresas petroleras) hacen también notar la importancia de por qué la Responsabilidad positiva es o puede ser mucho más benéfica que el descuido o la negligencia. Por mucho que se quiera argumentar en la mitigación del riesgo, la pérdida de BP por multas y demás demandas son enormes lastres para el desarrollo económico de la empresa. Hay una clara muestra de cómo la Responsabilidad positiva en este caso hubiera sido mucho más favorecedora, por costosa que haya sido, que el no haberla considerado.

 

No sería justo atribuir una solución inmediata de todos los problemas ambientales a la Responsabilidad social y a las prácticas sostenibles. Sin embargo, sí es posible ver que en la mayoría de casos ésta reduce ampliamente la posibilidad de caer en estos problemas. Los mejores ejemplos son las directrices de Prudencia y Precaución que sigue la Comisión Europea para determinar si se continúan proyectos en los que existe un riesgo inherente e inevitable.

 

Los derrames de petróleo son solamente unos pocos del enorme mar de casos de negligencia contra la naturaleza y contra el tejido social. Es tan sólo una muestra de cómo se ha desarrollado la actividad empresarial causando conflictos injustificables, moral y económicamente, y se hace evidente que muchas han sido malas prácticas a las cuales se debería conformar una serie de normas o directrices que rijan las actividades empresariales para que éstas no vuelva a recaer.

 

Escrito por Roberto Carvallo Escobar

 

Tw. @rob_carvallo

 

Director de Terraética y orgulloso creador de Resiliente Magazine

 

A %d blogueros les gusta esto: