Home / Cambiar el mundo  / Ecología, impacto y cambiar el planeta

Ecología, impacto y cambiar el planeta

"Invertir en cosas que den frutos, que sean útiles y que realmente impacten", es el lema de casi todas las fundaciones, ONGs y organizaciones actúales. Curiosamente, este el giro que han hecho muchas después de

“Invertir en cosas que den frutos, que sean útiles y que realmente impacten”, es el lema de casi todas las fundaciones, ONGs y organizaciones actúales. Curiosamente, este el giro que han hecho muchas después de pasar un periodo en las que todas estas organizaciones nacían siendo de filantropía pura y paternalista. Ahora el mundo es diferente o por lo menos, lo entendemos de manera diferente. Todo ello ayuda a hacer las cosas mejor, creemos ahora.

Está de moda apoyar a beneficiarios para darles más capacidades de aprendizaje, mejores herramientas técnicas, acompañamiento y fortalecimiento socioeconómico. Ya no se trata de darle a los sectores vulnerables o con alta marginación un recurso en forma de subsidio alentando la idea de papá-gobierno. Será mejor lo moderno, quizá. Será peor, seguramente no. Y no será peor porque hemos aprendido.  Y lo que poco a poco sabemos a través de la prueba y el error es lo que nos ayuda a tener mejores instrumentos. Es así que después de una curva de aprendizaje muy lenta, podemos decir que lo importante para cambiar el mundo es el impacto. Pero el impacto visto desde una forma de retorno de inversión, sea tangible o intangible. A cada peso o a cada hora que invierto, qué resultado estoy generando, sea en valor, en educación, en ecología, en rentabilidad, etc. ¿Qué espero de cada peso o dólar, convertido también en tiempo, que invierto en algo?

Y aquí es donde lo que hemos aprendido del mundo financiero y económico nos puede servir a los activistas y a todos aquellos que estamos en le mundo de los intangibles. Que algo sea intangible, no quiere decir que no sea medible. Que una marca tenga valor intangible, que la educación no sea rentable en términos financieros, que la ecología sea una costo para muchas empresas, no quiere decir que no tenga un retorno de inversión, y que dicho retorno sea medible. Todo es medible en este mundo. Y es  este precisamente el reto de todos los que estamos involucrados en este mundo: ¿cómo medimos lo intangible? ¿cómo medimos la belleza de un amanecer, del agua después de un día de trabajo bajo el sol, del amor y confianza de una familia? Hay formas, seguro. Lo difícil es encontrarlas. Medir no quiere decir cuantificar o abaratar o generalizar ciegamente. Que sea medible quiere decir que tenga impacto, y bien lo que queremos es tener el mayor impacto posible.

Publicado también en Entrepreneur

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: