Home / Realidad  / Desigualdad regional: estancamiento de la Movilidad | Centro de Estudios Espinoza Yglesias

Desigualdad regional: estancamiento de la Movilidad | Centro de Estudios Espinoza Yglesias

“El que las personas puedan o no mejorar sus condiciones de vida depende, en gran medida, de la región en la que se nace.” (CEEY)

 

La riqueza distribuida en las personas a lo largo de las regiones del país resulta ser muy desigual, esto implica que haya mayor crecimiento y desarrollo económico en unos cuantos estados, mientras que, en el resto del país, específicamente en los estados del sur, se viva en condiciones de precariedad por la falta de recursos.

 

“En el sur, las opciones de ascender a partir de la parte baja de la escalera de riqueza son mucho menores que en las regiones del norte: 62 de cada 100 que nacen en la base de la escalera de riqueza en el sur se quedan ahí, en comparación con menos de la mitad de esta cifra en las regiones del norte: 25 de cada 100 en las regiones del norte y norte-occidente”

 

De quienes emprenden su camino en el eslabón más bajo de la movilidad social y que nacieron en el sur, únicamente el 2% logra ascender hasta el estrato más alto. Frente a un 6% de personas que nacieron en la situación más pobre en los estados del norte y que lograron llegar al estrato más rico. Por otra parte, en las caídas del nivel más rico al más pobre podemos observar que casi no hay descensos en la movilidad, es decir, que el 2% en todas las regiones (excepción del norte-occidente con 5%) es de un total de 2% nuevamente.

 

En otras palabras, hay una posibilidad más elevada de permanecer en los estratos más altos de la cadena social en México, por ejemplo, en el centro del país, los más ricos tienen 62% de probabilidad de que en toda su vida mantengan su estatus y riqueza, lo que quiere decir, que ya están del otro lado.

 

Mientras que los estudios sobre movilidad social que se realizan en Estados Unidos, terminan por nombrar al país “la tierra de las oportunidades” debido a su capacidad de igualar las oportunidades para que haya un mayor flujo de personas alrededor de todos los estratos, en México contamos otra historia.

 

Origen es destino: son palabras que se han utilizado para un sinfín de situaciones, desde el estudio de partidos políticos, hasta la vida de las empresas. En el estudio de la movilidad social esta frase es aplicable, en específico cuando hablamos de la situación territorial. Nacer en un estado pobre tendrá una fuerte influencia sobre las oportunidades a las que tendrán o no acceso las personas. “Las condiciones del territorio interactúan con las condiciones personales; a saber, con el género, la clase social o la etnia.” Sin embargo, el nacer en una zona boscosa, desértica o montañosa, no determina por sus propias características ambientales la situación económica de los individuos. Sí de aquello que se produce y el tipo de mercado que se genera, pero la situación de distribución de la riqueza y del estancamiento de la movilidad social tiene que ver con la alienación de las personas en procesos económicos más grandes. “Más allá de la geografía, pesan las estructuras sociales, las instituciones y los actores que la construyen y reproducen en cada territorio.”

 

En este sentido, es necesario poder comprender esta estructura de oportunidades que se da en cada región y observar por qué está determinando las opciones de movilidad social que se dan en cada estado, para así, a través de recomendaciones en política pública y social, poder hacer algo al respecto.

 

Escrito por Francisco Javier Vega Oviedo

NO COMMENTS

POST A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: