Home / Viajero  / Desde la prognosis, viajero

Desde la prognosis, viajero

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré tratando de responder una simple, pero no por eso banal pregunta: Y ahora ¿qué sigue? El pasado sismo ha transformado no sólo la composición urbana de

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré tratando de responder una simple, pero no por eso banal pregunta: Y ahora ¿qué sigue? El pasado sismo ha transformado no sólo la composición urbana de las poblaciones que fueron afectadas, sino también ha marcado un antes y un después en las actitudes de quienes hemos sobrevivido. Como en toda crisis, lo mejor y lo peor del ser humano se ha dado cita y considero que pese a las bajezas de unos cuantos que han usado los centros de acopio con fines políticos, que han robado los víveres y demás ayuda, o bien que han encubierto a autoridades, compañías constructoras e inmobiliarias asesinas, en términos generales ha sido más la gente que con su bondad, fortaleza, altruismo, virtud y alto sentido moral ha hecho lo que nadie pensaba sería capaz: organizarse y dejarle en claro a quienes detentan el poder que no confiamos en su capacidad ni técnica ni moral para auxiliar a quienes están en problemas.

 

No ha faltado el empresario que busca allegarse de donativos de la gente para fondear campañas de ayuda que nadie auditará. Tampoco ha faltado el centro de acopio gubernamental que no reporta transparentemente la cantidad y destino de la ayuda que recibe, y menos ha faltado la televisora –auspiciada por un gobierno mediocreque de la tragedia buscó hacer telenovela de una segunda parte del turbio caso de la niña Paulette (2010) e intitularla “el rescate de Frida Sofía” –una bajeza-; pero en contra parte tampoco ha faltado la madre soltera, el estudiante, el jubilado, los millenials, la familia que por sus propios medios han transportado ropa y víveres y las han entregado directamente en las manos de quien realmente lo necesita. Las tecnologías de la información nos han permitido conocer en tiempo real el lugar y el momento en donde son necesarias manos, ropa, comida, etc. y aunque se han subido muchas falsas alarmas a la red, hemos encontrado la manera de desmentirlas y hacer de nuestra organización un referente para acciones futuras. Nos hemos cansado de que nos mientan y de que nos manipulen.

 

Entonces, ¿qué sigue?… Jean Piaget –en su fase de epistemólogo- decía que la acción es la principal forma en que se da la toma de conciencia. Hoy hemos tomado conciencia de que nuestra acción importa más que vacíos discursos o giras de políticos al lugar del desastre –turismo sísmico le llaman algunos-; al ver construcciones deficientes con columnas vacías o llenas de unicel nuestros ojos nos han demostrado que la corrupción mata; las redes sociales han ampliado nuestra red de contactos con personas que al igual que nosotros no temen hacer lo que se necesita en el momento y lugar indicado. En pocas palabras, hemos sido conscientes de una realidad en la que nuestra gran organización, acción y enorme corazón han evidenciado la pequeñez moral de aquellos que nos (des)informan y gobiernan, el primer paso es ser conscientes de esto y después seguir actuando en consecuencia. Este proceso ya inició, así lo demuestra la enorme cantidad de firmantes de la petición que ronda por internet que busca dejar sin dinero a los partidos políticos en favor de la población que se encuentra en necesidad.…como todo proceso, llevará tiempo pero lo vale. Sigamos unidos y tomando conciencia.

 

Escrito por Erick Aguilar

 

Aprendiz de ser humano, viajero en capacitación, bibliófilo consumado y sociólogo consumido

 

Facebook

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: