Home / Viajero  / Desde  Jeitinho, viajero

Desde  Jeitinho, viajero

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré conociendo al Jeitinho brasileño. Si bien siempre hay obstáculos que sortear en todo viaje, en toda vida, hay veces en que por más que uno intente anticiparse, prever e incluso solucionar con tiempo de sobra, las cosas simplemente no se dan. Me confieso un fanático de la ilusión de tener todo “bajo control” amén de que desde hace más de una década entendí que uno no puede controlarlo todo…y sin embargo siempre debe intentarlo.

 

En esta semana vino a mi memoria aquella vez en que al llegar al aeropuerto de Milán y buscar el tren que me llevara a la ciudad al encuentro con quienes me ofrecían alojamiento, resultó que el tren estaba parado por una huelga y sin muchas explicaciones me subí a un autobús cuyo chofer nunca me dejó en claro en qué parte de Milán me dejaría. Me sentí perdido, sin cobertura en el celular para confirmar mi ubicación, o avisar de la demora a mis amigos, mis mapas estaban trazados para ir en tren, no en bus, en fin entré en pánico…y sin embargo una vez que bajé del bus, con adrenalina y mochila de fieles compañeros, empecé a andar. Recuerdo haber puesto en mi celular música en italiano –Sono Tremendode Rocky Roberts- y pesé al riesgo de llegar y no encontrar a mis anfitriones –y no tener idea de qué hacer- caminé presuroso y feliz durante dos horas en las calles de Milán. Confíe y seguí mi orientación hasta llegar a Il Duomo. Al final todo se resolvió de la mejor manera y esa noche dormí calientito y arropado por el cariño de mi madrina y su hijo.

 

Hoy, a algunos años de distancia del bello Milán y de mi querida madrina; entiendo eso que significa el jeitinho (que carece de una traducción literal), la capacidad de resolver las cosas a última hora a partir del ingenio, de la creatividad. La adrenalina es adictiva, el miedo una decisión y las soluciones necesarias. Salir de la zona de confort, enfrentarse a nuevos retos cuando uno empieza a saberse canchero*(porteños dix it) y poner en juego aquello que Piaget definía como inteligencia -eso que usas cuando no sabes qué hacer- y que los brasileiros resumen alegremente como el jeitinho.

 

*Canchero: Cuando uno ya domina un tema o es alguien experimentado. Lo opuesto a un novato.

 

Escrito por Erick Aguilar

Aprendiz de ser humano, viajero en capacitación, bibliófilo consumado y sociólogo consumido

Facebook

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: