Home / Viajero  / Desde  detrás de cámaras, viajero

Desde  detrás de cámaras, viajero

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré dirigiéndome hacia un estudio de televisión. Debo admitir que desde pequeño la televisión me causa cierta emoción, por más que actualmente me haya alejado de ella.

Al tiempo de caminar por la vida, me encontré dirigiéndome hacia un estudio de televisión. Debo admitir que desde pequeño la televisión me causa cierta emoción, por más que actualmente me haya alejado de ella. Pertenezco a la generación que vio al televisor como un mueble más del hogar –muy diferente a las generaciones anteriores, quienes llegaron a ver la televisión en casa de vecinos y que cuando compraron el primer televisor propio fue todo un acontecimiento. Conforme crecí me tocó ser testigo del crecimiento y diversificación de una enorme cantidad de programas, poco a poco la programación se fue subdividiendo a partir de buscar entretener a públicos cada vez más específicos. El bum de la televisión nos demuestra que tal diferenciación ya no se limita únicamente a programas, sino a canales para personas, edades, ideologías e ingresos económicos específicos…pero lo que más emoción me causaba era intentar adivinar lo que pasaba detrás de cámaras.

 

Todo inició con una llamada de mi mentor –todos tenemos un gran mentor- que en menos de un minuto, con la franqueza y formalidad que lo caracteriza –por más años de conocernos siempre nos hablamos de usted- me dijo algo así como:

 

-Erick, dígame su edad

Yo: 33 años, profesor

-Muy bien, entra en el rango. Están buscando un sociólogo ¿Me permite compartir sus datos para que lo inviten a una mesa de análisis?

Yo: Por supuesto, profesor. Gracias por tomarme en cuenta

Colgó.

Sin siquiera saber de qué se trataba yo ya había aceptado. Al día siguiente me llamó la conductora del programa, una voz amable y jovial saludo para luego platicar acerca de mi mentor, acto seguido por fin me enteré del tema a tratar –la sociología es amplia y basta. Dos días después y tras haber hecho un viaje exprés dominical de ficheo y documentación del tema hacia la Biblioteca Central recibí la dirección, hora de grabación y demás detalles para asistir a la cita convenida.

 

Llegar a la recepción, conocer y charlar previamente con uno de los invitados a la misma mesa que yo; nerviosismo. Pasar al área de maquillaje recibir polvo, glossen los labios; corazón agitado. Conocer y saludar al productor, seguirlo hasta que el set de grabación; risa nerviosa. Saludar a la entrevistadora, la agradable personificación de esa voz amable y jovial; emoción. Instalan el micrófono en mi ropa, me acomodo el saco; inseguridad. Las luces bajan, entra cortinilla, las cámaras se mueven, mis tarjetas en la bolsa…¡Grabando! -el resultado aquí (https://www.youtube.com/watch?v=j6iF3_RcR1M).

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: