Home / Empoderarte  / Cuántas preguntas y por qué.

Cuántas preguntas y por qué.

¿Cuántas veces nos hacemos preguntas realmente relevantes? Y no es que por prejuicios propios unas preguntas sean más relevantes que otras, pero sí podemos considerarlas trascendentales o efímeras según como las pensemos.

 

¿Qué me transmite está pintura, está escultura, este libro? ¿Cuál fue la vida de su autor, qué lo llevó a pintar, a esculpir, a escribir? ¿En qué años lo hizo, en qué país, qué técnicas utilizó? Y después, ¿cómo conoció dicha técnica, quién se la enseñó? Y asimismo, ¿cómo nació esa técnica, que cambios ha sufrido, con qué instrumentos?

 

Quizás se trata de indagar para obtener un conocimiento profundo de las cosas y puede no ser relevante en sí mismo si no le damos una significación y una tarea social, es decir, pensar en que el escritor de cuentos recogió la memoria de una comunidad, llevó su unidad identitaria hecha cultura tradicional y la hizo trascender con las tinta en el papel.

 

Hoy el antropólogo que recoge estos cuentos conoce un panorama de cómo dicha comunidad vivió en ciertos tiempos y con eso realiza un boceto de las bases que conforman la sociedad actual. Nos ayuda al autoconocimiento, a construirnos y así saber qué podemos cambiar para mejorar, buscando la realización de los esquemas que perseguimos.

 

En este sentido, ¿por qué no hacerle preguntas al poder? Dudas sintéticas: ¿cómo te constituyes, Estado? ¿por qué ésta forma de gobierno y no otra? ¿Qué partido debe gobernar?, Pero especialmente hacerle preguntas incómodas: ¿cuántas personas no tienen donde dormir? ¿cuánto debes invertir en mejorar la calidad del sistema de salud y sus alcances? ¿cuánta gente no tiene dinero para salir y estudiar? ¿por qué hay desempleo? ¿por qué, Estado, tu gente muere?

 

Yo siendo fiel amante de las exposiciones en los museos, de la pintura y de la escultura me hago demasiadas preguntas que jamás serán escuchadas, pero me sirven para indagar, buscar y conocer, a veces sólo para conocerme a mí: ¿qué me transmite observar La victoria alada de Samotracia, o a Laoconte y sus hijos, Los comedores de frutas de Murillo, Las dos fridas de Khalo, Ruptura de Remedios Varo… observar pinturas de escenas que representan sexualidad y pensar en cuánta pasión infinita que hay en el amor que se hacen los amantes y los enamorados.

 

De la misma manera, podemos detenernos y observar al poder, y con los ojos entrecerrados identificar desde los detalles más soberbios hasta los más modestos y pudorosos. Deleitarnos con sus complejidades curioseando en saber por qué llegó a ser así. Y después hacernos nuevas preguntas:

 

¿Si se despenaliza el aborto, qué puede pasar? Y si son más las respuestas positivas, ¿por qué no se ha despenalizado?

 

¿De dónde surgió la violencia actual? ¿cuál fue el nacimiento de la violencia misma? ¿qué se ha hecho en el mundo a lo largo de la historia para frenarla, enjaularla?

 

¿ Cómo hacer de mi nación un país desarrollado, qué cosas, qué gobiernos, qué ciudadanía requiere para ser mejor? ¿Qué se está haciendo al respecto?

 

Tenemos la capacidad cognitiva de dudar de todo, en aras de un fin superior al de sólo subsistir como especie, y no es nada espiritual ni mitológico, sino algo social, en donde conservamos la posibilidad de cambiar las realidades de todos o de unos cuantos. Todo nace en hacernos las preguntas correctas.

 

Escrito por Francisco Vega Oviedo

 

 Estudiante de ciencias políticas

NO COMMENTS

POST A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: