Home / Ataques de memoria  / Cazando Auroras boreales – final

Cazando Auroras boreales – final

Al pertenecer a Dinamarca, se ha implementado el idioma danés como segunda lengua, y en las ciudades grandes, los estudiantes también reciben clases de inglés. Esto no es algo que los turistas esperamos cuando imaginamos

Al pertenecer a Dinamarca, se ha implementado el idioma danés como segunda lengua, y en las ciudades grandes, los estudiantes también reciben clases de inglés. Esto no es algo que los turistas esperamos cuando imaginamos Groenlandia como destino turístico. Bien podría decirse que están mejor preparados para salir a las grandes ciudades, que muchos otros cosmopolitas. Y están listos porque también a los inuit les gusta conocer otras culturas. Fue un placer preparar molletes en el Ártico para una de las familias que me hospedó. Llevaba chiles verdes en la maleta, mismos que quisieron degustar sin intención de repetir la odisea. 

Si cocinar molletes y dar de probar los manjares mexicanos no es lo tuyo, quizá haya algo también para ti en Groenlandia.  Y esta es quizá la pregunta que se hace el gobierno danés para impulsar el turismo: ¿cómo entretener a un turista en  un lugar tan inhóspito?

Durante el verano, el senderismo es la mejor opción. Lo más importante de ello, curiosamente, es el respeto que uno debe tener a los enjambres de mosquitos, cosa que amerita usar una red para protegerse la cara. Fuera de eso, podrás disfrutar largas caminatas para contemplar los grandes bloques de hielo que pasean por los fiordos. O podrás escuchar el crujido de los icebergs que se desprenden del glaciar para lograr independizarse hacia la mar sobre los que se descansarán plácidamente cientos de focas. Podrás pasear en lancha con alguno de los locales. Claro está, siempre y cuando la Madre Naturaleza así lo apruebe. Porque ahí, ella es quien manda. Si el clima no lo amerita, no saldrán ni siquiera a cazar focas. Pero si el clima lo amerita, los locales cazarán lo que se les atraviese, desde una foca hasta un oso polar. Y más entrada la noche, finalmente, después de mucho frío y muchas dificultades para llegar, podrás disparar una cámara. Puesto que cuando acaban los días del famoso sol de media noche (24 horas de luz), podrás observar las auroras boreales tan pronto como el sol se haya ido a descansar.

Escrito por Gabriela Zendejas

Puedes seguirme en Instagram: @mascabada

Si quieres conocer más del Ártico, visita la fanpage de Facebook: Ojeando el Ártico

Puedes leer la primera parte de este artículo aquí

Puedes leer la segunda parte de este artículo aquí

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: