Home / Impacto  / Al pan, pan y al vino, Feminismo

Al pan, pan y al vino, Feminismo

Existe mucha confusión con el término de Feminismo tanto en qué significa y qué abarca, a qué se antepone y qué implica. Y la verdad es muy difícil tener un debate abierto cuando se utiliza

Existe mucha confusión con el término de Feminismo tanto en qué significa y qué abarca, a qué se antepone y qué implica. Y la verdad es muy difícil tener un debate abierto cuando se utiliza un término tan complejo en la mesa. Y es complejo no porque signifique muchas cosas sino porque cada persona le da un significado muy diferente, lo cual hace que se haga todo muy difícil. Y que cada persona le dé un significado no es inapropiado. Es más, es así como se forman las palabras. Peor sería ir al diccionario y seguir una definición arbitraria de qué son las cosas y qué no. Precisamente las palabras son entes vivos que se forman en la calle y con ello es con lo que se debe trabajar.

La confusión nace desde el sentido común en donde el feminismo se opone al machismo, como un análisis muy precario podría prever. También existe la duda cuando se piensa que el feminismo es una propuesta de igualdad total, evitando toda diferencia obvia de capacidades y habilidades por genero y peor es todo cuando se usan ejemplos sacados de contexto para determinar qué es feminismo y qué no lo es, con el objetivo de argumentar un tanto irracionalmente. Que la mujer “feminista” abortó a un bebé para no traer al mundo a otro monstruo, dice una nota pseudoperiodística, o que las mujeres solo piensan en dar beneficios a las mujeres, es caer en absurdos antagónicos al machismo, etc. Y más difícil es cuando se utilizan términos como hembrismo, feminazis u otros dentro de la cosmogonía de lucha social y reivindicación de género.

Aquí no propondremos una “correcta y última” definición del Feminismo. Sería caer en el error anteriormente dicho. En cambio, solamente proponemos que el término Feminismo trate de igualdad de acceso a oportunidades y cero discriminación pasiva o agresiva por el  hecho de ser mujer, y ser hombre. Igualdad de trato no significa igualdad de oportunidades. Igualdad de capacidades no significa igualdad de acceso a oportunidades. Igualdad por deber no significa igualdad por derecho. Y todo esto, y más, es los que abarca el debate del Feminismo. Precisamente todo ello y mucho, mucho más. El Feminismo es un debate complejo que si se trata de reducir a frases hechas y estereotipos, caemos en lo que precisamente el Feminismo teórico y crítico, no el de la calle, trata de desechar.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Subscríbete
A %d blogueros les gusta esto: